Cosas nimias que me alegran el día

A veces hay cosas que parecen no tener mayor importancia, y que seguramente al 95% de la población le pasarían desapercibidas, pero justo a ti, en ese momento concreto, te alegran el día.

Como por ejemplo la genial idea de Lucinda, hada mala de “Ella, enchanted”, cuando decide “bendecir” un matrimonio de conveniencia (por dinero, dinero, dinero) con su encantamiento de que se amen para siempre, minutos antes de que descubran que el famoso dinero no está donde debería. Ah, que buenas risas con grandes frases como ‘prefiero amarla desde la distancia de otro continente’, ‘nada podrá empujarme a volver a casa y estar con mi amada esposa’, el libro me pareció muy entretenido, y solo por esa idea ya merece ser leído.

Me encantaría que se hiciera una versión ilustrada de esta historia por cierto, con ese aire de retelling de cuento de hadas clásico creo que el estilo de Charles Vess le iría perfecto.

Stardust

Ilustración de Charles Vess para Stardust

¿Y a vosotros? ¿Os ha alegrado el día algo aparentemente sin importancia últimamente?

Advertisements